Seguro que ya has escuchado en más de una ocasión que el uso prolongado de pantallas, ya sea de ordenador, tablet o móvil, puede ser perjudicial para tu salud visual, provocando dolores de cabeza en el mejor de los casos y pérdida de agudeza visual en los peores. Pero ¿habías oído hablar de la temida “computer face”? No, no es una leyenda urbana, está demostrado que pasar muchas horas delante de una pantalla, perjudica la salud de la piel del rostro. Pero tranquilos, hoy os vamos a explicar cuáles son las causas de este mal del siglo XXI y cómo prevenirlo.

¿Qué puede provocar en tu piel el uso continuo de pantallas?

  • Arrugas alrededor de los ojos y en la frente. La luz azul, a veces demasiado intensa, hace que entrecerremos los ojos y frunzamos el ceño como un acto reflejo de tu cuerpo para protegerse. Esto provoca las temidas arrugas del contorno de ojos y frente.
  • Flacidez  en mejillas y cuello: Esto es debido a la postura que adquirimos cuando trabajamos con un portátil, tablet o móvil. Casi siempre tendemos a mirar hacia abajo, si esto lo hacemos durante horas, puede provocar la flacidez de estas zonas de tu rostro debido a la pérdida de elasticidad
  • Estrés oxidativo y pérdida de luminosidad de la piel.  La exposición durante horas a la luz azul brillante de las pantallas, puede provocar una disminución en las acuaporinas,  unas moléculas que ayudan a la piel a mantener su hidratación.  Por lo tanto la piel perdería su capacidad de reterner agua y el resultado es una piel mucho más seca y apagada. Todo esto provocaría una oxidación similar a las que provocan los rayos UV y por lo tanto, pueden aparecer manchas y arrugas.
  • Falta de sueño y alteraciones en los ritmos circadianos.  Está demostrado que la luminosidad ambiental tiene una clara influencia sobre nuestro ciclo biológico pudiendo causar somnolencia diurna e insomnio nocturno. ¿Sabías que un 30% de la población mundial sufre de insomnio crónico por iluminación inadecuada?  La luz azul y la luz blanca de las pantallas de dispositivos informáticos son las que más alteran los patrones de sueño cuando nos exponemos a ellas en las horas en las que deberíamos estar relajándonos. ¿Y qué tiene que ver el insomnio con tu piel? Pues sentimos decirte que están íntimamente relacionados, el insomnio produce el debilitamiento de nuestro sistema inmunológico, lo que disminuye la capacidad de defensa ante brotes de psoriasis, reacciones alérgicas o eccemas, acné o dematitis. Además disminuye la capacidad de síntesis de colágeno,  y por lo tanto, una vez más, se acelera la aparición de arrugas.  Por si fuera poco, la piel se deshidrata, se produce un desequilibrio general que incluye también los niveles de hidratación.

¿Qué podemos hacer para evitar todos estos efectos adversos?

  • Filtros en tus pantallas: Existen muchísimos en el mercado, filtros que bloquean la luz azul protegiendo así a tus ojos y tu piel. Pero además, baja la luminosidad todo lo que puedas y no olvides iluminar adecuadamente la habitación, si es con luz natural, mejor.
  • Filtros en tu piel. Usar un buen protector solar natural con filtros físicos, no sólo te ayudará contra los rayos UV (que ya sabemos que también perjudican en invierno, sobre todo en la nieve) sino que también te protegerá de la luz de las pantallas, así que no dudes en usar todo el año SOLEÁ, que gracias a su textura no aporta brillo y puedes maquillarte después sin problemas.
  • Cuida la postura. Si trabajas con portátil, intenta subir la pantalla para que tu cuello no esté hacia abajo. Igual que con el móvil, sube los brazos y ponlo a la altura de tus ojos, evitarás así contracturas y la flacidez de la que te hemos hablado antes.
  • La hora es importante: En la medida de tus posibilidades, a partir de las 22:00 es mejor que no uses móvil, tablet ni ordenador , para no desequilibrar tus biorritmos y que el insomnio no sea el protagonista de tus noches
  • Usa cremas antioxidantes. Una buena hidratación siempre es la clave: usa nuestros fluidos faciales que además de hidratar y nutrir tu piel te aportan antioxidantes para contrarrestar los efectos de esa luz artificial que desprenden tus dispositivos. Si eres de los que pasa más de 8 horas frente a una pantalla te recomendamos LA CREMA HIDRATANTE ANTIARRUGAS CON ÁCIDO HIALURÓNICO GRANADA Y UVA.
  • Menos horas de pantalla. Ya te lo dice tu madre, “que dejes de mirar el móvil todo el día, que esta generación se ha vuelto loca…” Pues vamos a darle la razón. Hay cosas que son imprescindibles, como trabajar, pero apúntate las horas que pasas delante de una pantalla y que podrían ser prescindibles, seguro que más de las que te imaginas. ¡Mirémonos más a los ojos y menos al móvil!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *