FILOMENA-FRÍO-MADRID

La ola de frío ha hecho estragos en nuestro día a día, tanto que quizás hayas pasado por alto que también afecta a tu piel. Las temperaturas gélidas y el viento frío tienen efectos negativos en nuestra dermis. Hoy, os contamos cuales son estos efectos y os damos las claves para prevenir y calmar la piel ante este frío polar. Es muy importante cuidar nuestra piel durante cualquier período del año, pero hay que hacer doble esfuerzo durante el invierno, especialmente si las temperaturas bajan de los 0 grados.

La piel es muy sensible a los cambios de temperatura, la función barrera de la piel se deteriora y tendemos a la deshidratación. Por eso, las texturas de los cosméticos han de adaptarse a esta época del año en la que la piel está tan expuesta al frío.

Y aunque todas estamos sintiendo los efectos de “filomena” en nuestra piel, son las pieles más sensibles, finas y las pieles secas las que pueden experimentar más tiranteces y rojeces.

Efectos del frío en tu piel

El frío hace que los capilares sanguíneos se contraigan para mantener el calor corporal y, debido a ello, no llega la cantidad suficiente de oxígeno ni de nutrientes a las células de la epidermis. Por ello notamos la piel más apagada y frágil. Incluso pueden aparecer arañas vasculares y/o eccemas. Nuestra función barrera se deteriora, por lo que hay que utilizar cremas más untuosas y lipídicas para proteger y nutrir en profundidad la piel.
El frío también impide la renovación celular, por lo que acumulamos células muertas que potencian la palidez de la piel e impiden que se absorban correctamente las cremas hidratantes. Por último, debido al uso de las calefacciones, aumenta la polución y los efectos oxidativos de las células de la epidermis. Se acelera el envejecimiento de la piel, lo que hay que combatir con una buena dosis de antioxidantes.

¿Qué podemos hacer?

Dejar atrás la pereza es fundamental para cuidar al máximo la dermis y evitar posibles problemas y molestias. Para los cuidados en estas condiciones atmosféricas adversas y disfrutar de una piel elástica, hidratada y confortable durante horas, hemos elaborado una rutina que cuenta con nuestros productos naturales y ecológicos que ayudan a reforzar la barrera de la piel y a hidratarla.

Limpieza suave que aporte hidratación y luminosidad

Nuestro dúo infalible de REISHI MICELLAR CLEANSING + REISHI & HYALURONIC IMMUNITY MIST, además de limpiar en profundidad sin resecar, aporta hidratación y acelera los procesos curativos y de renovación celular, mejorando la hidratación, la firmeza y la luminosidad. Y gracias al extracto del hongo Ganoderma lucidum, conocido en Asia como el elixir de la “eterna juventud” activa la respuesta autoinmune de tu epidermis, acelerando todos los procesos de reparación y cicatrización. Es mucho más que una limpieza, conseguimos en dos pasos una piel totalmente renovada, purificada y rebosante de frescor.

Un extra de nutrición y ácido hialurónico

Ha quedado claro que ante el frío nuestra piel necesita un extra de hidratación y nutrición que combata la sequedad y repare la función barrera. Nuestro BIO SERUM ACIDO HIALURÓNICO NUTRITIVE REPAIR es el aliado perfecto para combatir las condiciones atmosféricas adversas, reforzando la barrera de la piel y evitando la deshidratación. No solo contiene SODIUM HYALURONATE que repone los niveles óptimos de hidratación de la piel, sino que contiene activos botánicos antioxidantes, como el extracto de edelweiss y los aceites de sacha inchi y aguacate orgánicos, que además de frenar la acción de los radicales libres, nutren en profundidad.

Aprovecha para hacerte un tratamiento de vitaminas

Esta época es ideal para tratar el daño solar producido en los meses de calor. Si te has descubierto alguna manchita o quieres potenciar la luminosidad de tu piel, incorpora la vitamina C, vitamina E y ácido ferúlico a tu rutina facial. Son los antioxidantes naturales con acción despigmentante más efectivos que existen, sobre todo combinados los 3 en un mismo producto, y no solo te van a ayudar a tratar las manchas sino que te van a proteger del envejecimiento que produce la contaminación ambiental en tu piel. Y Filomena, además de nieve y frío, al menos en Madrid, ha traído también un gran aumento de la contaminación. ¡Protégete!

Una buena hidratante ecológica que se absorba con rapidez y deje tu piel confortable durante horas

Te proponemos el FLUIDO FACIAL ARGÁN Y AGUACATE porque es una potente crema facial hidratante, formulada para aportar los elementos grasos esenciales para reconstruir la barrera lipídica y restaurar la suavidad de la piel. Aumenta la elasticidad, nutriendo y reparando la piel. Su acción antioxidante, neutraliza los radicales libres que contribuyen al envejecimiento cutáneo.
Si tu piel es sensible o ya has llegado al punto de padecer rojeces por el frío, te recomendamos el FLUIDO FACIAL ROSA MOSQUETA Y CALÉNDULA. Se trata de un tratamiento hidratante, regenerador y calmante para pieles sensibles y muy reactivas. Además, está formulada con probióticos con propiedades hidratantes, antibacterianas y humectantes, ayudando a equilibrar el microbioma de la piel.

Un buen aceite corporal que nutra y calme la piel de todo el cuerpo

¡No te olvides del cuerpo! Aunque vayas tapada hasta las orejas, la piel del cuerpo también necesita cuidados en invierno, por eso te proponemos RELAX & SMOOTHING OIL HIPÉRICO Y CALÉNDULA
La nutrición del cuerpo es fundamental en esta estación del año. Además, conviene intensificarla en las piernas y pies, ¡sin olvidar los talones, que son muy propensos a la sequedad!. Que luego nos echamos las manos a la cabeza, cuando queremos lucir sandalias y no hemos cuidado nuestros talones durante el invierno.Este producto de Herbera es un tratamiento nutritivo formulado con aceite de caléndula e hipérico orgánicos con acción antiinflamatoria y regeneradoras, que junto al extracto de ginkgo biloba, ejerce una acción calmante y antirojeces. Por no mencionar, que ese ratito después de la ducha en el que te dedicas a ti, dándote un ligero masaje, ¡simplemente vale oro!
Así que no olvidéis cuidaros la piel estos meses de duro invierno más que nunca, y recordad que tras la tempestad siempre siempre sale el sol.

Deja un comentario