¿Qué implica ser vegano?

El veganismo es un estilo de vida basado en el respeto hacia los animales y excluye, en la medida de lo posible y practicable, todas las formas de explotación y crueldad de los animales para la comida, la ropa o cualquier otro propósito.

Las razones por las que hacerse vegano/a son muchas y cada persona puede sentirlo a su manera: impedir el sufrimiento animal, reconocer la libertad de los animales, alimentarse de una forma más saludable o apostar por una vida más sostenible. Puede parecer una cuestión de moda pero las enormes cantidades de carne que el ser humano consume hoy en día sólo pueden obtenerse a través de una producción industrial en masa, que no sólo conlleva el sufrimiento del animal, sino a una sobreexplotación de terrenos destinados al cultivo de pasto o soja, para alimentar a estos animales. Estos monocultivos además de nunca ser ecológicos, con sus consecuencias negativas para el medioambiente y para la salud de los consumidores, compiten con los terreros disponibles para cultivos destinados a la alimentación humana.  Este hecho contribuye al desarrollo de la malnutrición del mundo al impulsar a las poblaciones empobrecidas a cultivar cultivos comerciales para la alimentación animal, en lugar de alimentos para ellos mismos.

Por otro lado, se requieren cantidades mucho menores de cultivos y agua para mantener una dieta vegana, por lo que el cambio al veganismo es una de las formas más fáciles y efectivas de reducir nuestro impacto en el planeta.

Por lo tanto, hay muchas formas de abrazar la vida vegana, pero lo que todos los veganos tienen en común es una alimentación basada en los vegetales, no consumir ningún producto de origen animal, con o sin sacrificio, ni tampoco consumir ningún producto que se haya testado en animales, ni que contenga ningún ingrediente que haya pasado por ese tipo de test. Lo cual incluye no sólo alimentos derivados de los animales, sino también otros artículos de origen animal como el cuero, la lana, cosméticos, miel… o incluso, las perlas o la seda.

¿Es el veganismo una moda?

La palabra Veganismo nació en Inglaterra y se usó por primera vez en la publicación de la Vegan Society, fundada en el año 1944 por Donald Watson y Elsie Shrigleyen. Desde entonces, este movimiento no ha parado de crecer: En Estados Unidos, según la revista ‘Times’, alcanzan ya los dos millones de veganos. Israel es el país más practicante con un 4% de su población que se considera vegana. En España el informe titulado The Green Revolution, realizado por la consultora Lantern, ha concluido que un 7,7% de la población se define como “veggie”, de entre los cuales se estima que un 0,2% son veganos estrictos.
Lo cierto es que la conciencia medioambiental también ha aumentado significativamente en los últimos años y esto va muy unido al veganismo. Una dieta vegana reduciría las emisiones de la industria alimentaria en un 63%, lo que significaría un planeta más limpio y sostenible (Los 1.300 millones de vacas criadas en el mundo producen anualmente más de 100 millones de toneladas de metano, uno de los gases responsables del efecto invernadero).

¿Qué es la cosmética vegana?

La cosmética vegana sigue los mismos principios que la alimentación vegana. Es decir, en la fabricación del cosmético no utilizamos ningún ingrediente de origen animal ni testamos en animales. Pero no solo no testamos el cosmético, sino que tampoco utilizamos ningún ingrediente para su fabricación el cual se haya testado previamente.
En otras palabras, la cosmética vegana es profundamente respetuosa con los animales.

¿Aún existen los test en animales?

Afortunadamente en España no. En Europa la prohibición total llegó en el año 2013. Aunque hay muchos cosméticos en el mercado anteriores al 2013 que sí fueron testados en animales y siguen vendiéndose, ya que la ley no tenía carácter retroactivo.
Si quieres saber más sobre los test en animales puedes volver a leer nuestro post sobre este tema aquí.

¿Cómo saber si un producto cosmético es vegano?

Cuando un producto cosmético se califica como “vegano“, significa que no contiene ni ingredientes animales ni derivados de éstos. Es decir, no pueden contener colágeno, ácido hialurónico de origen animal, miel, cera de abejas, leche, etc. Además de, como siempre, leer bien los INCI de los productos, otra manera fiable y rápida para saber si un producto cosmético en vegano es fijarnos en sus sellos certificados. Pero ojo, un producto cruelty free, puede no ser vegano. Cruelty free significa que no ha sido testado en animales pero puede haber utilizado ingredientes que provengan de ellos, como la cera de abejas. Los sellos que garantizan que el producto es vegano tienen que especificarlo, normalmente con la palabra “vegan”.

En Herbera prescindimos del uso de ingredientes de origen animal y además estamos avaladas por la certificadora Peta Internacional y lo hacemos para exigirnos una garantía de veracidad para nuestros clientes. Y sobre todo, lo hacemos porque nuestro planeta y nuestra piel nos lo agradecerán. Go Vegan!

#herberaseplanta.

Enlaces de interés

http://www.igualdadanimal.org/

https://www.vegansociety.com/

https://features.peta.org/cruelty-free-company-search/index.aspx

https://www.vegetarismus.ch/info/s9.htm

https://www.ciwf.es/

http://faada.org/

https://www.animanaturalis.org/es

https://avatma.org/

http://www.apdda.es/

One thought on “¿Por qué elegir cosmética vegana?

  1. Yo también consumo cosméticos veganos desde hace ya un tiempo. Además de tener en cuenta el respeto por el medio ambiente y los animales, personalmente es que me van y sientan mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *