Aceite de Argán BIO | Oro marroquí

Nombre científico:

Argania spinosa L.

Nombres vernáculos:

Oro marroquí, oro líquido del desierto, madera de hierro marroquí.

Familia:

Sapotaceae.

Parte utilizada:

El aceite de argán se extrae por extracción 1ª presión en frío de las semillas del fruto. Como todos nuestros aceites y mantecas, el aceite de argán que utilizamos en Herbera para la fabricación de nuestros cosméticos procede de cultivos ecológicos y es de COMERCIO JUSTO. El árbol de argán se encuentra bajo la protección de la UNESCO.

Principios activos:

El Aceite de Argán contiene un 80% de ácidos grasos insaturados y es rico en ácidos grasos esenciales, predominando el ácido omega-6. Presenta una muy alta concentración en Vitamina E, lo que lo convierte en un aceite mucho más resistente a la oxidación que el aceite de oliva. De hecho, es un árbol increíblemente resistente a las altas temperaturas y a la sequía. Sus raíces pueden alcanzar hasta 30 m de profundidad y son una importante protección para el suelo contra la erosión. Es rico en ácido oleico y ácido linoleico.

Usos tradicionales:

El árbol de árgan está estrechamente ligado a la historia de los Bereberes, que es el nombre que se otorga a las personas que viven en la región de Agadir de Marruecos. Los Bereberes lo han aprovechado durante siglos como fuente alimentaria, de madera y sobre todo, para la extracción del aceite de argán, que utilizan para rejuvenecer su piel y proteger también su cabello de las altas temperaturas y el sol.

En su uso oral, presenta propiedades para regular la hipertensión arterial y el colesterol, también protege la función hepática y se piensa que posee propiedades afrodisíacas.

Propiedades cosméticas:

Uno los principales compuestos bioquímicos del aceite de argán es el ácido linoleico y está demostrado que el déficit de este ácido graso en la piel causa deshidratación transepidérmica y picor acompañado de descamación. Por ello, aplicación tópica del aceite de argán favorece la restauración de la barrera cutánea traduciéndose en una piel más hidratada y luminosa.

El aceite de argán tiene destacadas propiedades regenerativas, aumenta la elasticidad de la piel estimulando la producción de fibras de colágeno y elastina.
Gracias a su alto contenido en tocopheroles presenta una potente acción antioxidante, neutraliza los radicales libres, previniendo el envejecimiento de las células cutáneas. Aporta nutrientes y favorece la oxigenación celular. Lo podemos encontrar en productos solares para evitar daños de las radiaciones UV.

Es un aceite muy eficiente para el tratamiento de eccema, quemaduras e incluso dermatitis y psoriasis.

Y por supuesto, también son conocidas sus propiedades para fortalecer cabello y uñas.

En Hebera lo encuentras en nuestro FLUIDO FACIAL ARGÁN Y AGUACATE y en nuestro BIO SERUM ACTIVE FACIAL OIL REGENERACTIVE.