Mayte García

¿Por qué usar un protector solar biodegradable?

Los protectores solares biodegradables son ya obligatorios para bañarte cerca de un arrecife de coral

Numerosos estudios en los últimos años han concluido que parte de las cremas solares acaban en mares y océanos generando un fuerte agente oxidante, el peróxido de hidrógeno, que daña los corales, blanqueándolos y produciéndoles la muerte.

Estos corales son el hogar de numerosas especies marinas que como consecuencia también desaparecerán.

Hace ya un año que el parlamento de Hawái aprobó un proyecto de ley que prohibía la venta de productos que tuviesen entre sus ingredientes la oxibenzona y octilmetoxicinamato, dos ingredientes químicos habituales en las cremas solares que tienen impactos dañinos y significativos tanto en el medioambiente marino como en los ecosistemas. A esta prohibición se sumó poco después una aún más restrictiva:  La república de Palaos –un archipiélago situado en el Pacífico occidental– se convertiría en el primer país en imponer una prohibición generalizada de los productos de protección solar. La decisión fue tomada para defender sus arrecifes de coral. En el año 2017, un informe elaborado por los legisladores de Palaos determinó que Jellyfish Lake, uno de los lugares más visitados por los submarinistas que acuden al archipiélago, presentaba una alta concentración de productos para la protección solar. Esta situación provocó una reducción de la población de medusas en el lago, razón por la que fue cerrado durante un período de un año.

En la actualidad no son los únicos, en la Rivera Maya, en Oceanía y en otros puntos del planeta preocupados, sobre todo,  por los arrecifes de coral y el turismo que conllevan, ya están poniendo en marcha la prohibición y obligando así a los turistas a usar protectores solares biodegradables.

¿Existen soluciones para reducir el impacto de las cremas solares?

La solución es fácil. El uso de protectores solares biodegradables.  Y ¿qué significa que un producto o ingrediente sea biodegradable? Un producto es biodegradable cuando puede ser descompuesto en elementos químicos naturales por la acción de agentes biológicos, como el sol, el agua, las bacterias, las plantas o los animales. Pero una crema no es biodegradable por el mero hecho de contener filtros físicos sino que el resto de los ingredientes que componen el solar también deben ser biodegradables y no contaminantes, si no, parte de ese protector solar se acumularían a los mares, peces y posteriormente en nosotros.

Cuando hablamos de ingredientes contaminantes, nos referimos por ejemplo a los  derivados del petróleo, los microplásticos o muchos conservantes químicos (cloruro de benzalconio, piritionato de cinc, propilparabeno, triclosan, metilcloroisotiazolinona, metilisotiazolinona) que producen toxicidad en diferentes especies acuáticas, alterando el ecosistema marino.

Los filtros solares químicos permanecen en el agua por mucho tiempo y lo que hacen los organismos vivos es filtrarlos y acumularlos en sus organismos. Muchos de estos filtros químicos son disruptores endocrinos, causando patologías en los animales marinos.

Por lo tanto, para que un producto solar sea biodegradable, tanto su filtro solar como el resto de la composición de la loción deben ser elementos biodegradables. Es decir, además de contener como filtro solar un óxido de titanio o un óxido de zinc (no nano), su fórmula debe evitar componentes como:

Methyl-benzylidene camphor (4-MBC), benzophenone-3 (Bp-3), oxibenzone, octyl-dimethyl-PABA (OD-PABA), diethyl phthalate homosalate (HMS), octyl-methoxycinnamate (OMC), dimetil apramida, polietileno, hexilodecanol, butilcarbamato, propil paraben, octocrileno.

Además de diferenciar que una crema solar no es biodegradable solamente porque contenga un filtro físico o mineral, hay que asegurarse que los filtros físicos no sean nanopartículas, ya que afectan a las vías respiratorias tanto de animales acuáticos como de la persona que se está poniendo la crema solar.

Es importante señalar dos aspectos para que la balanza caiga de manera evidente del lado de los protectores solares naturales y ecológicos:

  1. Los filtros químicos además de ser perjudiciales para el medio ambiente son agresivos para tu propio organismo, ya que la mayoría son disruptores endocrinos que cómo ya os contamos en este post, alteran nuestras hormonas de manera perjudicial.
  2. Los protectores solares con químicos y los protectores solares naturales, son igual de eficientes. Tu piel está 100% segura de los rayos nocivos del sol en ambos casos.

Si quieres conocer más detalles sobre los ingredientes y filtros que usamos en nuestro protector solar SOLEÁ, te recordamos el post donde te la presentábamos.

Cuidar de ti mismo y del planeta se está convirtiendo poco a poco en una obligación. #herberaseplanta #goherbera

Mayte García

Fridays for Future. Únete a la esperanza

“Estamos absortas, indignadas, aterrorizadas,… No damos crédito. No entendemos cómo es posible que se viva como si nada ocurriera tras las advertencias que nos están haciendo la ONU y el IPCC, máxima autoridad científica en asuntos de cambio climático. No comprendemos que ardan catedrales y se escandalice la sociedad entera, y sin embargo, estemos a 11 años de quemarnos vivas y nadie reaccione. No entendemos cómo es posible que tras 27 años de cumbres mundiales para tratar de resolver el problema, las emisiones no paren de aumentar. ¿No es increíble? ¿Alguien se preocupa por la juventud? ¿Cómo es posible que teniendo hijos e hijas no os dejéis la piel en asegurarles un planeta habitable?”

Así empezaba la carta abierta que los representantes de  Fridays For Future – Juventud por el Clima dirigían a la ciudadanía y a los dirigentes políticos ante las elecciones.

Una carta que nos emocionó y con la que estamos profundamente de acuerdo de principio a fin. Desde que este movimiento tomó vida,  en Herbera sentimos que algo está cambiando en el mundo, tenemos esperanza.

Es cierto que desde octubre del año pasado que saltaron las alarmas una vez más,  poco se ha hecho desde las instituciones. En aquella fecha los expertos de la ONU urgían a tomar medidas drásticas contra el cambio climático. Los científicos asesores de Naciones Unidas advirtieron  a los Gobiernos de que se necesitaba una transformación sin precedentes para limitar el aumento de la temperatura a 1,5 grados.

Si casi no se ha hecho nada nuevo desde los gobiernos, ¿a qué se debe nuestra esperanza?

Creemos que por fin, una parte importante de la sociedad civil ha despertado. Sabemos que los grandes cambios siempre comienzan con grandes protestas, con la presión de la gente en las calles. Así se luchó contra el racismo en EE.UU, así conquistamos derechos las mujeres y los colectivos LGTBI y sólo así conseguiremos frenar el cambio climático y salvar nuestro planeta.

En todo el mundo la protestas en torno al medio ambiente están creciendo, hay un movimiento global imparable que recorre las calles de las grandes capitales. Esto es sólo el inicio, pero la constancia y la valentía nos llevarán al éxito.

El pasado 15 de marzo fue un antes y un después por la gran huelga internacional de miles de jóvenes estudiantes que salieron a la calle en numerosas ciudades de todo el mundo para exigir a los políticos medidas urgentes y eficaces contra el cambio climático, convocados en el marco del movimiento ‘Youth for Climate’ (Jóvenes por el clima). En total unas 1.800 ciudades de un centenar de países en una jornada de huelga y reivindicación bajo el lema ‘Friday for Future’ (Viernes por el futuro).

Pero como todo, este movimiento lo comenzó  una sola persona dando un solo paso. La joven activista sueca Greta Thunberg, de 15 años, emprendió su personal cruzada contra este problema medioambiental manifestándose cada viernes ante el parlamento de su país, y llevando luego su protesta a las Naciones Unidas durante la COP24, la conferencia de Katowice, grabando un mensaje en redes sociales explicando que “el cambio climático es un asunto muy importante y nadie está haciendo nada”. Llamó a los adolescentes de todo el mundo a unirse a su causa: «nunca eres demasiado insignificante para marcar la diferencia, y si sólo algunos niños son capaces de acaparar titulares en todo el mundo sólo por no ir a la escuela, imaginemos lo que podríamos conseguir si realmente quisiéramos».  Durante la Reunión Anual del Foro Económico Mundial en Davos, Thunberg añadió que «a menudo oigo a los adultos decir: ‘Tenemos que dar esperanza a la próxima generación». Pero no quiero su esperanza. Quiero que se asusten. Quiero que sientan el miedo con lo que hago. Todos los días. Y quiero que actúen. Quiero que se comporten como si la casa estuviera en llamas. Porque así es.»

Después de esto, cada viernes,  jóvenes de todo el mundo protestan y aseguran que no van a parar hasta que se apliquen medidas contundentes.

Por eso, creemos que podemos afirmar que hay esperanza. Apoyemos a estos jóvenes que quieren simplemente, salvarnos la vida a todos. #herberaseplanta #Fridaysforthefuture

Mayte García

La Agricultura Ecológica para combatir  la sequía

Dentro de las catástrofes naturales, la sequía es una de las más preocupantes ya que poco a poco va afectando a más zonas del planeta.

Si bien es cierto que cíclicamente la sequía, así como las inundaciones, pueden afectar a cualquier lugar del planeta, la realidad es que el ser humano está favoreciendo las catástrofes naturales al no cuidar el Medio Ambiente.

Ante desastres naturales como la sequía está claro que mientras esperamos las lluvias hemos de aplicar dos grupos de estrategias o soluciones prácticas: una sería la de buscar el ahorro máximo de agua y la otra sería la de cuidar el medio ambiente:

  • Implementando los cultivos ecológicos,
  • Reduciendo la contaminación,
  • Recuperando los bosques con la reforestación.

En Herbera creemos firmemente en los productos ecológicos, y no solo porque no queramos añadir tóxicos a nuestra piel, sino porque ayudan  a preservar la biodiversidad, y aumentan la fertilidad y productividad del suelo.  Además la agricultura ecológica:

  • Se adapta mejor al cambio climático. Por ejemplo, cuando se producen inundaciones los suelos ricos en materia orgánica absorben más agua durante fuertes precipitaciones.
  • Ha probado estar mejor adaptada a los periodos de sequía reduciendo la erosión de los suelos y conservando mejor el agua.
  • En la agricultura ecológica la emisión de gases de efecto invernadero es menor que en la agricultura convencional.
  • Elimina el riesgo de contaminación del agua superficial y subterránea procedente de pesticidas sintéticos. Esto es importante para el agua potable y la piscicultura.

Como ya os comentamos en este post Herbera  es cosmética certificada con el sello Bioinspecta diseñado para conseguir el mayor uso posible de ingredientes ecológicos certificados y/o naturales simples.  ¡Si necesitabas un motivo mas  para usar cosmética ecológica aquí lo tienes!