Mayte García

La situación excepcional que vivimos estos días debido a la crisis causada por el coronavirus ha generado un aumento considerable del estrés. ¿Sabemos por qué se produce el estrés en nuestro cuerpo? Se trata del mecanismo que se pone en marcha cuando nos vemos rodeados por un exceso de situaciones que superan nuestros recursos o nos sentimos amenazados. En ese momento nuestro cerebro comienza a segregar hormonas y otras sustancias para hacer frente a esa situación. En realidad es un mecanismo defensa, sin embargo cuando este estrés dura demasiado y no somos capaces de controlarlo puede ocasionar una serie de efectos negativos para nuestra salud: insomnio, dolor de cabeza, dolores musculares, alteraciones en la piel, malestar digestivo, ansiedad y cansancio. Lo ideal ante esta situación es tratar de controlar el estrés en la medida de nuestras posibilidades. Para ello desde Herbera os dejamos una guía con los autocuidados que a nosotras mejor nos están funcionando. Puedes volver a leerla aquí.

Pero si de algo sabemos en Herbera es del poder de la cosmética ecológica para calmarnos y sanarnos. El estrés emocional, puede producir un desequilibrio cutáneo provocando alteraciones como rojeces o brotes de acné o también puede provocar una mayor oxidación de las células de tu piel, lo que conllevará aparición de arrugas y pérdida de elasticidad.

¿Qué hacer para combatir el estrés cutáneo?

1. LIMPIEZA

Si la limpieza cutánea es siempre el paso fundamental de cualquier rutina, ahora más que nunca es IMPRESCINDIBLE. Tu piel necesita limpiarse de toxinas, aunque no salgas a la calle ni te maquilles, la limpieza elimina restos de sudoración, cremas hidratantes y restos de la polución que emiten las calefacciones. Hazlo a diario con un agua micelar suave que purifique y te aporte equilibrio. Pero no sólo eso, utiliza mascarillas que limpien en profundidad y que ayuden a tu piel a regenerarse de manera respetuosa.

2. HIDRATACIÓN Y EQUILIBRIO

Nuestra piel necesita conservar la integridad de la barrera cutánea. Para ello, debemos buscar productos que nos ayuden a evitar la deshidratación pero también a mantener el acné y las rojeces a raya. En definitiva, lo importante estos días en los que es tan difícil el equilibrio emocional es aportar activos hidratantes, emolientes, regeneradores y antioxidantes para contrarrestar los efectos del estrés.

3. LOS MASAJES: UN MOMENTO PARA TI.

Tu piel necesita que la mimes y tu mente también. No podemos irnos a un spa a desconectar, pero sí podemos crear nuestro propio spa en casa. Crea la atmosfera adecuada y mímate. Un masaje facial cada noche te relajará, te ayudara a combatir el insomnio y lo más importante, le aportará a tu piel todas las vitaminas y nutrientes que necesita para prevenir el envejecimiento cutáneo.
No te olvides del resto del cuerpo. Hidrata y exfolia tu cuerpo con productos que te aporten calma y masajea suavemente. Disfruta de la textura y los olores de la cosmética natural y ecológica y transpórtate gracias a ellos a otros lugares. Reconecta contigo y con la naturaleza.

¿Qué ingredientes son nuestros grandes aliados estos días?

Hemos elaborado una lista con el TOP 10 de los ingredientes que te ayudarán a calmar, hidratar y proteger tu piel:

  1. Ácido hialurónico, molécula por excelencia para hidratar la piel y si es de bajo peso molecular también presenta acción antiarrugas y reafirmante.
  2. Vitamina C. potente antioxidante que actúa neutralizando la cascada de radicales libres que producen el envejecimiento cutáneo.
  3. Ácido ferúlico, también con acción antioxidante, estimula la síntesis de colágeno y elastina que permiten que la piel se mantenga tersa.
  4. Caléndula, antiinflamatoria y antiséptica, favorece la circulación y calma las irritaciones.
  5. Aceite de Hipérico, gran calmante para la piel, además de antiinflamatorio y cicatrizante.
  6. Centella asiática, gran regeneradora cutánea, calmante y dermoprotectora.
  7. Rosa Mosqueta, reparador y regenerador es además un excelente protector de la piel.
  8. Carbón de bambú, maravilloso seborregulador y eliminador de toxinas.
  9. Ginkgo biloba, vasoprotector, mejora la microcirculación de los capilares sanguíneos disminuyendo las rojeces.
  10. Aceite de jojoba, gran emulgente y protector de la piel sin ser comedogénico.

Además también es imprescindible incluir los probióticos y prebióticos en tu dieta y en tu piel. Como ya sabéis Herbera es cosmética probiótica como ya te explicamos en este post. Es fundamental respetar el equilibrio natural de nuestro microbioma para mantener nuestra piel sana.

Ahora más que nunca nuestro organismo y nuestra piel necesita reconectar con la naturaleza, por ello te invitamos a observarte, escucha qué necesita tu piel. Si tienes dudas o necesitas consejo, no dejes de escribirnos. Estaré encantada de resolver todas vuestras inquietudes: hola@cosmeticsherbera.com y también a través de nuestro chat de la web.

Te recordamos que los pedidos que se procesen actualmente serán enviados el 14 de abril. Sin embargo puedes encontrar nuestros productos en algunas de las tiendas físicas y farmacias a las que distribuimos y que siguen abiertas intentando ofrecer los mejores productos para esta situación tan excepcional. Por favor, apoya al pequeño comercio, lo necesitamos más que nunca. Si quieres saber dónde hay una tienda Herbera cerca de ti, escríbenos.

#estevirusloparamosjuntos

Deja un comentario